m

m ★★★½

A la sombra de Los rubios, M se proyecta como una lúcida opción para el documental subjetivo que indaga las heridas que la última dictadura mantiene abiertas. Menos autoconciente que la de Carri y sin esa pátina un poco soberbia, deja la sensación de crecer mientras sucede.