Baby Driver ★★★★★

Volví a verla porque me acordaba de las canciones y la emoción, y me recibió hermosamente con justo eso.

Baby Driver es, para mí, una película de acción automovilística como pocas. Logra llenarte de adrenalina por las secuencias de acción pero también tiene personajes geniales, una fotografía dinámica que se complementa muy bien con la coreografía que caracteriza al personaje de Baby y por supuesto un soundtrack genial (no saben cómo disfruto personalmente Brighton Rock). Además, siempre es genial ver a Jon Hamm actuar, no importa el rol. También creo que el guion es bueno sin esforzarse demasiado, como si las líneas de cada quien funcionarán orgánicamente con lo que ocurre en pantalla, no sé si me explico.