Caterina

Caterina ★★★★

Pareciera, en un principio, que este cortometraje tratará sobre cómo establecemos las relaciones amorosas. Y sí, la primera mitad del cortometraje está dedicada a dramatizar algunas situaciones cotidianas en torno a este tema:

1. Una plática entre amigos donde se discute si el atractivo físico es determinante para empezar una relación de pareja.
2. Un encuentro amoroso que devendrá sexual, y una lacónica conversación al día siguiente donde el varón es muy cortante.
3. Una plática donde un hombre (machista) le reclama a Caterina que establezca varias relaciones amorosas al mismo tiempo.

Mas, hay otras escenas que en apariencia no tendrían nada que ver con esa temática central:
1. Una mudanza, donde una mujer estadounidense discute con Caterina, una sudamericana, sobre el activismo político y el concepto de terrorismo.*
2. Un hombre violento que irrumpe en la fila de una tiendita de conveniencia y quiere que lo atiendan primero.
3. Una mujer que se confunde en el relleno de formularios para recibir asistencia social.

Quizá no haya un eje central en la trama, pero quizá tampoco lo necesite. Caterina es el personaje recurrente que aparece en todas las escenas. Este cortometraje escenifica un repertorio de conversaciones donde temas de actualidad aparecen en el umbral de lo inefable. ¿Es necesario hacerlos explícitos, ahondar en ellos con un discurso verbal? La representación cinematográfica permite que sólo sugerirlos, sea suficiente... o ¿no? No lo sé.

*La norteamericana pregunta más o menos esto: «¿El grupo del que formabas parte, era terrorista?» A lo que Caterina responde más o menos: «No, es un asunto difícil que los gringos no entienden. Las personas del grupo político al que pertenecía son de las mejores personas que he conocido.»