Panquiaco ★★★★

"Panquiaco" (2020) se relata a través de sus mitos, y a través de la natural compañía del mito que es el rito. Los mitos de la película "Panquiaco" son dos. El primero es el mito del hombre que extraña un lugar ya inexistente, el de su infancia. El otro mito es el de Panquiaco, un hombre indígena de Panamá que le descubre al conquistador Balboa el océano Pacífico. Por esta traición, el ancho mar le reclama a Panquiaco con tristeza: ¿Qué me has hecho? El hombre, lleno de culpa, se sumerge en las lágrimas del océano y su alma aún hoy, ronda entre el Caribe y el Pacífico. Pareciera que este par de mitos afectan de manera peculiar a Cebaldo, un indígena de la actualidad que migró desde hace ya muchos años a Galicia. Su trabajo como pescador gallego parece no ser muy satisfactorio y la nostalgia por su lugar de origen crece con el tiempo. Por eso decide regresar a una tierra que ha cambiado mucho desde que la abandonó. Ya no viven ahí ni sus padres, ni sus abuelos, ni sus tíos, todos han muerto. Sólo sigue vivo su hermano, quien le facilita a Cebaldo una conexión con sus raíces, con sus ancestros. Los ritos de "Panquiaco" tienen, por lo tanto, un hondo vínculo con la antigüedad: son ritos funerarios donde se purifican los cadáveres y los vivos se despiden de quienes ya partieron de este mundo. Son ritos que se practican desde hace más de 500 años. Hay además un rito, que no hunde sus raíces en profundidades tan prehispánicas, sino que sólo se practica desde principios del siglo XX, es la celebración del levantamiento armado que los indígenas gunas hicieron para defender sus costumbres y su autonomía frente al gobierno tan occidentalizado de Panamá. Pareciera que Cebaldo es el heredero de Panquiaco y siente culpa por haber migrado a Galicia, o por volverse un poco más occidental. (¿Traición a sus costumbres que tanto ha costado mantener vivas?) Ahora quisiera sumergirse de nuevo en el lugar que le dio la vida para, finalmente, morir allí mismo. También pareciera que el mismo largometraje pudiera sentir una culpa similar: Aunque por un lado pueda estar orgulloso de descubrir las tradiciones milenarias de los gunas al espectador, por el otro, esta acción podría resultar contraproducente como cuando Panquiaco le mostró a Balboa el océano Pacífico. Panquiaco, el personaje mítico; "Panquiaco", el documental y Cebaldo, el protagonista; se sumergen bajo las aguas que les dieron vida para redimir el abandono o la traición que hicieron a su natal Panamá.